Cómo ser carismático y persuasivo

La persuasión es un proceso de creación, refuerzo o cambio de actitudes por medio de la comunicación. Cuando no se presta demasiada atención a los elementos persuasivos, algunos aspectos superficiales del mensaje o de la persona que lo comunica pueden favorecer un cambio de actitud.

ASPECTOS QUE INFLUYEN EN LA PERSUASIÓN

Experto en la materia

La condición del sujeto que persuade es importante. Cuando el comunicador es considerado un experto en la materia, ya tiene superado el primer escalón hacia la persuasión. En la mente de la mayoría, implica que realmente sabe de lo que está hablando; por lo tanto se acepta que lo que dice es verdad. Debido a ello, las personas tienden a aceptar la validez de una aseveración basándose en quién lo dice, en lugar de analizar qué es lo que se dice.

Atractivo de la persona

El atractivo de la persona que intenta persuadir también es un factor indiscutible. Las personas atractivas son agradables y gustan a los demás, por lo tanto se suele creer que están en lo cierto. Diferentes investigaciones demuestran que las personas atractivas consiguen cosas más fácilmente y que son más persuasivas que los menos atractivos.

Velocidad con la que se habla

Otro aspecto que influye en la persuasión, es la velocidad con la que se habla. Numerosas investigaciones demuestran que quienes hablan rápidamente causan impresión. Si la esencia del mensaje queda clara, cuanto más rápido se emita éste, más experto, inteligente y objetivo se considerará a la persona que lo transmite. Las personas que hablan sin vacilación, transmiten más confianza que aquellos que vacilan y suavizan su discurso.

Tipo de mensaje

Igual que las cualidades de la persona que habla sirven a la hora de persuadir, el mensaje que se comunica, según como sea, puede cambiar las actitudes de la gente sin demasiada reflexión. Está demostrado que cuanto más largo es el mensaje, más válido parece, teniendo siempre en cuenta que la calidad del mensaje también influye en la persuasión.

Emociones

Las emociones también juegan un papel fundamental. Éstas asociadas a diferentes actitudes o sentimientos positivos evocados por una fuente atractiva (música agradable por ejemplo) pueden contribuir a la persuasión de manera efectiva.

Estadísticas, números, gráficos o ecuaciones

A muchas personas les impresionan y son un elemento poderoso a la hora de persuadir, ya que transmiten un aire de objetividad científica. Las personas a menudo se resisten a la persuasión y una de las maneras de hacerlo, es estando alerta. Anticiparse a un intento de persuasión y estar advertido puede ayudar a resistirse a la misma. Tener experiencia previa con los argumentos asociados es también una forma de defensa eficaz contra la persuasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *