Cómo vencer la timidez: forma práctica

En situaciones embarazosas, incómodas o injustas, cuando a la hora de hablar se vacila, no se sabe cómo actuar o hablar y se utilizan palabras o posturas “comodín” y además, se acompañan con palabras y frases como: “quizás”, “supongo”, “bueno….tal vez”, “no, si yo…no”, “¡bah!… tranquilo,…no es tan importante”. Y también, muletillas que no dicen nada: “ejem”, “eh”, “umm”…

Se pueden modificar estas respuestas inadecuadas utilizando frases que incluyan las palabras:“deseo que…”, “opino que….”, “quisiera que…”, de forma directa y firme.

Respecto a la comunicación no verbal: Si retuerce las manos, hunde la cabeza entre los hombros, tiende a alejarse de las personas y, además, no suele mirar a los ojos (una mirada breve puede interpretarse como falta de seguridad en uno mismo y poca astucia, reduciendo la credibilidad), usted transmite inseguridad.

Gestos que transmiten seguridad

  • Mantener la cabeza alta y mirar a los ojos de las personas como parte fundamental de seguridad
  • Relajar tus músculos y realizar movimientos pausados
  • Mantener un espacio adecuado al hablar con la gente (ni demasiado lejos, ni demasiado cerca: si se trata de una relación personal se aconsejan 45-120 cm y si es social 120-365 cm).

Los derechos en la comunicación

  • No de explicaciones de sus conductas u opiniones.
  • Puede fallar
  • Tiene derecho a rectificar
  • Puede decir “no”
  • Tiene derecho a decidir por sí mismo sin seguir los consejos de los demás
  • Puede quejarse por un trato injusto
  • Puede solicitar apoyo
  • Tiene derecho a expresar sus emociones
  • Puede tener sus propias ideas o creencias
  • Debe exigir sus derechos

Cómo hacerlo

Establezca su posición o lo que quiera con claridad. Elija por sí mismo y no dependa siempre de lo que digan los demás. Por último, vigile su autoestima. Tener confianza es la mejor vacuna para muchos males y más, para aquellos que implican hacer frente a situaciones embarazosas o que ponen en peligro las relaciones.

Empiece a ensayar sus conductas eficaces en diferentes situaciones. Recuerde que un estilo no se adquiere de un día para otro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *