Consejos para sacar el máximo partido a sus sensores de movimiento

A veces, los sensores de movimientos pueden dar la sensación de que nunca funcionan correctamente. Las falsas alarmas, la ausencia de alarma u otros contratiempos con los sensores de movimiento les dan una mala reputación en el mundo de la seguridad doméstica. Pero, a menudo, hay muchas cosas que puede hacer para asegurarse de que funcionan adecuadamente.

Los sensores de movimiento vienen en muchas formas -luces, alarmas y cámaras- y cada una de ellas tiene sus propias características para ayudar a proteger su hogar. Son el dispositivo que lo hace todo y que ofrece a los usuarios el máximo control sobre su propiedad. Puede sacar el máximo partido a sus sensores de movimiento si comprende cómo funcionan y dónde pueden funcionar en su propia casa.

Cómo funcionan los sensores de movimiento

El objetivo principal de un sensor de movimiento es detectar cuando alguien no invitado está cerca o en su casa. Un sensor de movimiento envía una señal a su sistema de seguridad y, si se activa, se le envía una alerta a usted y a su centro de supervisión.

Hay dos tipos principales de sensores de movimiento utilizados en el hogar: movimiento activo y movimiento pasivo.

  • Movimiento activo: funciona mediante ondas sonoras y se suele utilizar en puertas automáticas, como la del garaje.
  • Movimiento pasivo: utiliza infrarrojos pasivos para detectar la energía infrarroja emitida o el calor. Este es el tipo de sensor de movimiento más común en las viviendas.

La colocación ideal

La colocación es una parte importante del éxito de la aplicación de los sensores de movimiento. Funcionan mejor cuando se colocan en alto para cubrir una gran cantidad de área. Puede parecer obvio colocar los sensores de movimiento cerca de una puerta o ventana, pero esta colocación puede bloquear su alcance, y cualquier acción delante del sensor sólo muestra ligeras alteraciones en la energía infrarroja con el tiempo. También funcionan detectando una fluctuación de calor, por lo que una ventana soleada o cerca de un elemento de calefacción no tiene sentido para su colocación.

La mejor colocación para un sensor de movimiento es en una esquina de la habitación que tenga un buen punto de vista de sus entradas y que detecte fácilmente cualquier cambio en la habitación.

Cómo evitar las falsas alarmas

Las falsas alarmas son uno de los principales inconvenientes de los sensores de movimiento, pero hay formas de prevenirlas. La prevención de las falsas alarmas depende sobre todo de la colocación, pero también del mantenimiento. La mayoría de los sistemas nuevos ignoran cualquier cosa que mida menos de 2,5 pies o 85 libras. Algunas cosas a tener en cuenta a la hora de decidir la colocación de los sensores de movimiento en su casa:

  • Mascotas
  • Cortinas o plantas movidas por el aire acondicionado o la calefacción
  • Pilas bajas
  • Ventiladores de techo
  • Objetos que se mueven cerca de los sensores de movimiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *