¿Deberíamos usar mascarillas faciales?

Le decimos a nuestros hijos que se cubran la boca al toser, así que cuando no podemos predecir quién puede o no puede tener COVID-19, tiene sentido usar una mascarilla en público.

¿Qué clase de mascarilla usas?

Pero no todas las mascarillas son iguales. Se pueden dividir en dos grandes categorías: máscaras de respiración diseñadas principalmente para proteger al portador y cubiertas de tela para la cara que podrían considerarse más como dispositivos de desviación de la respiración.

Aunque los dispositivos de desviación de la respiración ofrecen una pequeña cantidad de protección, especialmente contra salpicaduras de líquido, su principal función es impedir que el aliento exhalado se aleje demasiado del portador. Tiene sentido usar uno si el objetivo es evitar la respiración sobre otras personas. Aunque el virus en sí mismo puede pasar fácilmente a través de estas cubiertas faciales, si están bien diseñadas pueden ser eficaces para reducir el alcance de la propagación. De ahí el reciente consejo de llevar cubiertas las caras, especialmente en espacios interiores cerrados.

El otro tipo, las máscaras de respiración, se presentan en una gran variedad de tipos y accesorios que van desde el aparato de respiración autónomo de cara completa (SCBA), hasta las máscaras desechables llamadas “piezas faciales filtrantes” (FFP).

En el Reino Unido y Europa, los FFP pueden dividirse en tres categorías dependiendo de la cantidad de partículas de sal (diámetro medio de 0,6 micrómetros) y de aceite (diámetro medio de 0,4 micrómetros) que dejan pasar, junto con varios otros parámetros (para comparar, un cabello humano tiene unos 75 micrómetros de diámetro). Las máscaras FFP1 pueden evitar el paso del 80% de las partículas de prueba, las mascarillas FFP2 el 94% y las FFP3 el 99%.

Esta eficacia de filtración relativamente alta de las máscaras FFP también hace que sea bastante difícil respirar a través de ellas, por lo que a veces se añade una válvula. Como el objetivo de la válvula es facilitar la respiración del usuario, las válvulas tienden a filtrar el aire que entra, pero no tanto el que sale. Como resultado, están diseñadas para proteger al portador del medio ambiente, no el medio ambiente del portador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *