¿Por qué dejarte influir por los demás?

Las fuerzas sociales que nos rodean son muy poderosas. Muchas veces el que una persona emita una risita, tosa o bosteza hace que el resto de gente de alrededor haga lo mismo. Un núcleo de personas se detiene y mira hacia arriba, y los transeúntes interrumpen la marcha para hacer otro tanto.

La risa puede ser contagiosa. Estos, son modos de conformismo que nos inducen a modificar nuestro pensamiento o nuestra conducta para lograr que se armonice con cierta norma grupal.

Ahora bien, ¿por qué se somete a la presión social? ¿Por qué se aplaude cuando otros aplauden, se come cuando otros lo hacen, se cree en lo que creen los otros, incluso se ve lo que otros ven? A menudo se hace para evitar el rechazo o para conquistar la aprobación social. En tales casos, se responde a lo que los psicólogos sociales denominan la influencia social normativa.

La persona es sensible a las normas sociales (las reglas de conducta aceptadas y esperadas) porque el precio que se paga por ser diferente quizá sea muy alto. Pero hay otro motivo: el grupo puede suministrar información valiosa. Cuando se acepta la opinión de otros acerca de la realidad, se está respondiendo a la influencia social informativa.

De esta forma la influencia social puede ser constructiva o destructiva. Cuando la influencia apoya lo que la persona aprueba, se aplaude a los que muestran “un espíritu abierto” y tienen “sensibilidad” suficiente como para “reaccionar”. Cuando la influencia apoya lo que se desaprueba, la persona desprecia el “conformismo sumiso” de los que se someten a los deseos de terceros.

No se deje influenciar por la gente que muchas veces tiene ideas distintas a usted. Trate de entenderlos pero jamás comparta una idea que no está dentro de tus fundamentos éticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *