Recolección de chatarra metálica con fines de lucro

La recolección de chatarra es un trabajo crítico, y los rascadores de metal desempeñan este papel vital. Estamos rodeados de productos de metal en nuestra vida cotidiana. Eventualmente, la chatarra ya no es útil y se retira de su uso. El recolector de chatarra, como participante de primera línea en la cadena de suministro de chatarra, es un proveedor de los comerciantes de chatarra. Los rascadores realizan un servicio indispensable para asegurar que el metal al final de su vida útil sea recolectado y desviado a la corriente de reciclaje para su reutilización.

Para el recolector de chatarra, esta actividad proporciona varios beneficios, entre ellos:

  • realizar un trabajo importante desde el punto de vista medioambiental
  • la capacidad de generar ingresos
  • flexibilidad para trabajar a tiempo completo o a tiempo parcial
  • trabajo por cuenta propia
  • demanda constante, independientemente de si la economía es buena o mala
  • un coste inicial potencialmente modesto

Pasos básicos para convertirse en un recolector de chatarra

  1. Aprenda a reconocer varios tipos de chatarra, incluyendo metales ferrosos y no ferrosos. Los metales no ferrosos incluyen cobre, aluminio, acero inoxidable y otros. Los metales ferrosos incluyen el hierro y se encuentran típicamente en productos tales como maquinaria obsoleta, estufas, refrigeradores y motores de automóviles. Los metales no ferrosos típicamente incluyen metales como el cobre, latón, aluminio, magnesio y aleaciones. Los objetos y materiales típicos de chatarra incluyen alambres y tuberías de cobre, accesorios de latón, revestimiento de aluminio y sillas, computadoras viejas, etc.
  2. Conozca a los chatarreros locales y a su personal y entienda los pros y los contras de varios chatarreros. Las operaciones de rechazo se pueden buscar en las Páginas Amarillas o a través de una búsqueda en Internet. Al establecer relaciones con los distribuidores locales, obtendrá una mejor comprensión de las calidades de los materiales y de la identificación, los precios y otras oportunidades. El distribuidor más cercano puede no ser su mejor opción. Algunos distribuidores, por ejemplo, pueden no tratar con colectores de nivel básico o pueden aceptar sólo ciertos tipos de metales.
  3. Entender cómo funciona la fijación de precios de la chatarra. En términos generales, los metales no ferrosos son más escasos y más valiosos que los metales ferrosos, pero hay muchas consideraciones diferentes. Debido a que los precios pueden fluctuar con las actividades diarias del mercado, es posible que desee mantenerse al día sobre las tendencias de precios.
  4. Elija un vehículo para la recogida de chatarra. Los recolectores de chatarra principiantes necesitan una camioneta o un remolque utilitario para recolectar chatarra, así como correas de amarre o redes de carga para asegurar la carga. A medida que su negocio crece, es posible que desee considerar una camioneta de 3/4 toneladas o más grande y un remolque utilitario de 18′ con un cabrestante. El uso de cubos o contenedores separados para diferentes tipos de metales puede ayudar a minimizar el manejo extra de material. Las rampas o los polipastos pueden ayudar a eliminar parte del esfuerzo físico requerido para la recolección de metal.
  5. Planifique una operación segura. Asegúrese de tener el equipo de protección personal necesario y de entender cómo usarlo, así como de cómo manejar las herramientas de manera segura. Gafas de seguridad, guantes, zapatos de seguridad, chaleco reflectante y botiquín de primeros auxilios son elementos básicos para una recolección segura. También puede ser necesaria la protección auditiva y una máscara de soldadura. Manténgase alerta al tráfico y al equipo en movimiento.
  6. También tenga en cuenta las sustancias potencialmente dañinas que se pueden almacenar en la chatarra, como la gasolina en vehículos viejos, los refrigerantes en unidades de aire acondicionado viejas o las sustancias tóxicas en contenedores.
  7. Determine dónde están sus mejores oportunidades para encontrar chatarra y desarrolle rutas de recolección. Esto puede incluir pequeños negocios, talleres de reparación de automóviles, sitios de demolición, negocios de plomería, etc., así como recolección residencial. Si encuentra negocios que generan chatarra regularmente, es posible que desee crear una ruta que incluya recolección periódica. Puede que valga la pena hacer arreglos para dejar una papelera en un negocio

Cuando usted se embarga en un negocio de chatarra o desguace de autos necesita un sitio web de contacto como https://www.desguaces.eu/ que le ayudará a mantenerse en contacto permanente con los clientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *